CUENTOS ACUMULATIVOS

Son cuentos populares de la literatura tradicional oral,  que favorecen la atención y la motivación de los niños.

Las secuencias narrativas de estos textos permiten desarrollar la memoria,  la comprensión y expresión oral.

Son cuentos seriados donde existe una fórmula primera a la que se van añadiendo progresivamente otros elementos hasta construir una serie. Se puede comenzar la narración cada vez que se añade un nuevo elemento, o bien se pueden ir añadiendo elementos nuevos y en un momento determinado se corta la narración y se inicia un movimiento inverso hasta llegar a la fórmula inicial.

VIDEO DEL CUENTO: LA CEBRA CAMILA 

EDITORIAL  KALANDRAKA

LAS BODAS DE LA PULGA Y EL PIOJO

La pulga y el piojo se quieren casar

pero no se casan por falta de pan.

Sale una hormiga de su hormigal:

“Hagan las bodas, yo pongo el pan”.

Pan ya tenemos. Pan ya tenemos.

Ahora el vino, ¿dónde lo hallaremos?

Sale un mosquito detrás de un pino:

“Hagan las bodas, yo pongo el vino”.

Vino tenemos. Vino tenemos.

Ahora la carne, ¿dónde la hallaremos?

Sale un lobo de su lobera:

“Hagan las bodas, yo pongo ternera”.

Carne tenemos. Carne tenemos.

Y ahora la madrina, ¿dónde la hallaremos?

Sale una rata de la cocina:

“Hagan las bodas, yo seré madrina”.

Madrina tenemos. Madrina tenemos.

Y ahora el padrino, ¿dónde lo hallaremos?

Sale un ratón detrás de un molino:

“Hagan las bodas, yo seré el padrino”.

Estando en la boda bebiéndose el vino

llegó un gato negro y se llevó al padrino.

VIDEO DEL CUENTO: EL PEQUEÑO CONEJO BLANCO

EDITORIAL  KALANDRAKA

OTRA VERSIÓN:

La casa que Juan construyó

Esta es la CASA que Juan construyó.

Y este es el JARDÍN que rodea la casa que Juan construyó.

Y esta es la HIERBA que crece en el jardín que rodea la casa que Juan construyó.

Y esta es la VACA que se come la hierba, que crece en el jardín, que rodea la casa que Juan construyó.

Y esta es la NIÑA que ordeña la vaca, que come la hierba, que crece en el jardín, que rodea la casa que Juan construyó.

Y esta es la LECHE que saca la niña, que ordeña la vaca, que se come la hierba, que crece en el jardín que rodea la casa que Juan construyó.

Y YO soy aquel que se bebe la LECHE, que saca la NIÑA, que ordeña la VACA, que se come la HIERBA, que crece en el JARDÍN, que rodea la CASA, que Juan construyó.

VIDEO DEL CUENTO:  POLLITO PITO

PLAYCO EDITORES

 EN MI CASA    CANTOALEGRE TV

 

La rana y la mosca

Estando la rana sentada cantando debajo del agua, cuando la rana se puso a cantar vino la mosca y la hizo callar.

La mosca a la rana,la rana que estaba sentada cantando debajo del agua,cuando la mosca se puso a cantar vino la araña y la hizo callar.

La araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando la araña se puso a cantar  vino el ratón y la hizo callar.

El ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando el ratón se puso a cantar vino el gato y lo hizo callar.

El gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana,la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando el gato se puso a cantar vino el perro y lo hizo callar.

El perro al gato, el gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando el perro se puso a cantar vino el hombre y lo hizo callar.

El hombre al perro, el perro al gato, el gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando el hombre se puso a cantar vino la suegra y lo hizo callar.

La suegra al hombre, el hombre al perro, el perro al gato, el gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba sentada cantando debajo del agua, cuando la suegra se puso a cantar ni el mismo diablo la hizo callar.

VIDEO DEL CUENTO: A QUE SABE LA LUNA?

EL CASTILLO DE CHICHURUMBEL

Estas son la puertas del castillo de Chuchurumbel,

estas son las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel,

este es el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel,

este es el ratón que royo el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel,

este es el gato que se comió al ratón que royo el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel,

este es el perro que mordió al gato que se comió al ratón que royo el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel,

este el palo que le pego al perro que mordió al gato que se comió al ratón que royo el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel,

este es el fuego que quemo al palo que le pego al perro que mordió al gato que se comió al ratón que royo el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel,

este el agua que apago el fuego que quemo al palo que le pego al perro que mordió al gato que se comió al ratón que royo el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel,

y esta es la vaca que se bebió el agua que apago el fuego que quemo al palo que le pego al perro que mordió al gato que se comió al ratón que royo el cordón de las llaves de las puertas del castillo de Chuchurumbel,…..

VIDEO: CUENTA CUENTOS – CASA CASITA

EL GALLO KIRIKO

Este es el cuento del gallo Kirico que fue a la boda de su tío Perico muy arreglaíto y muy peinaíco. Por el camino se encontró un montón de estiércol donde había un gusanito.
El gallo Kirico, que tenía mucha hambre, pensó: si pico me llenaré el pico. ¿Pico o no pico?… ¿pico o no pico?… y picó… y el pico se llenó.
Siguió andando y andando, hasta que se encontró con la malva y le dijo:
-Malva, límpiame el pico, que voy a la boda de mi tío Perico.
La malva contestó:
-No, no quiero.
Y el gallo Kirico siguió andando y andando hasta que se encontró a la cabra y le dijo:
-Cabra cómete a la malva, que no ha querido limpiarme el pico, que voy a la boda de mi tío Perico muy arreglaíto y muy peinaíco.
La cabra le contestó:
-No, no quiero.
Y el gallo Kirico siguió su camino hasta que se encontró con un palo y le dijo:
-Palo, pégale a la cabra que no se ha querido comer a la malva, que no me ha querido limpiar el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
-No, no quiero –contestó el Palo.
Y gallo Kirico siguió andando hasta que se encontró con el fuego y le dijo:
-Fuego, quema al Palo que no ha querido pegarle a la cabra, que no se ha querido comer a la malva, que no me ha querido limpiar el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
-No quiero -respondió el fuego.
Y el gallo Kirico siguió andando y andando hasta que se encontró con el agua y le dijo:
-Agua apaga al fuego que no ha querido quemar al palo, que no ha querido pegarle a la cabra, que no ha querido comerse a la malva, que no ha querido limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
-No quiero –dijo el agua.
Y el gallo Kirico siguió andando, andando, andando… hasta que se encontró con el Sol y le dijo:
- Sol, evapora el agua que no ha querido apagar al fuego, que no ha querido quemar al palo, que no ha querido pegar a la cabra, que no se ha querido comer a la malva, que no me ha querido limpiar el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
-Está bien, amigo gallo, hoy te voy a hacer este favor ya que tú me saludas muy temprano todas las mañanas con mucha alegría.
Entonces el agua dijo:
-Está bien, apagaré el fuego
Y el fuego dijo:
-¡No, que yo quemaré al palo!
El palo dijo:
-¡No, que yo pegaré a la cabra!
Y la cabra dijo:
-¡No, que yo me comeré a la malva!
Y la malva dijo:
- No, que yo le limpiaré el pico! Y se lo limpió.
Y así el gallo Kirico se fue a la boda del tío Perico muy arreglaíto y muy peinaíco. Pero cuando llegó no quedaba triguito, y éste es el castigo que recibió por comerse al gusanito.

Y COLORIN,  COLORETE, ESTE CUENTO ES DE JUGUETE

VIDEO  EL GALLO KIRIKO

La rana

Tradicional española

(Fragmento)

Estaba la rana sentada  

cantando debajo del agua.

Cuando la rana se puso a cantar vino una mosca y la hizo callar.

 La mosca a la rana,

la rana cantando debajo del agua.

Cuando la mosca se puso a cantar

vino la araña y la hizo callar.

 

La araña a la mosca

la mosca a la rana

la rana cantando debajo del agua.

Cuando la araña se puso a cantar

vino el ratón y la hizo callar.

 

El ratón a la araña,

la araña a la mosca,

la mosca a la rana,

la rana cantando debajo del agua.

Cuando el ratón se puso a cantar,

vino el gato y lo hizo callar.

VIDEO CANCIÓN: ESTABA LA RANA CANTANDO DEBAJO DEL AGUA

CUENTO LA RATITA PRESUMIDA

Para leer este cuento, visita este  enlace:

ce-ratita.htm

LA GALLINA ROJA

Habia una vez una gallina roja llamada Marcelina, que vivía en una granja rodeada de muchos animales. Era una granja muy grande, en medio del campo.

En el establo vivían las vacas y los caballos; los cerdos tenían su propia cochiquera. Había hasta un estanque con patos y un corral con muchas gallinas. Había en la granja también una familia de granjeros que cuidaba de todos los animales. Un día la gallinita roja, escarbando en la tierra de la granja, encontró un grano de trigo.

La gallina roja

El valor del esfuerzo

Pensó que si lo sembraba crecería y después podría hacer pan para ella y todos sus amigos.

-¿Quién me ayudará a sembrar el trigo?, les preguntó.

- Yo no, dijo el pato.

- Yo no, dijo el gato.

- Yo no, dijo el perro.

- Muy bien, pues lo sembraré yo, dijo la gallinita.

Y así, Marcelina sembró sola su grano de trigo con mucho cuidado. Abrió un agujerito en la tierra y lo tapó. Pasó algún tiempo y al cabo el trigo creció y maduró, convirtiéndose en una bonita planta.

-¿Quién me ayudará a segar el trigo?, preguntó la gallinita roja.

- Yo no, dijo el pato.

- Yo no, dijo el gato.

- Yo no, dijo el perro.

- Muy bien, si no me queréis ayudar, lo segaré yo, exclamó Marcelina.

Y la gallina, con mucho esfuerzo, segó ella sola el trigo. Tuvo que cortar con su piquito uno a uno todos los tallos. Cuando acabó, habló muy cansada a sus compañeros:

-¿Quién me ayudará a trillar el trigo?

- Yo no, dijo el pato.

- Yo no, dijo el gato.

- Yo no, dijo el perro.

- Muy bien, lo trillaré yo.

Estaba muy enfadada con los otros animales, así que se puso ella sola a trillarlo. Lo trituró con paciencia hasta que consiguió separar el grano de la paja. Cuando acabó, volvió a preguntar:

-¿Quién me ayudará a llevar el trigo al molino para convertirlo en harina?

- Yo no, dijo el pato.

- Yo no, dijo el gato.

- Yo no, dijo el perro.

- Muy bien, lo llevaré y lo amasaré yo, contestó Marcelina.

Y con la harina hizo una hermosa y jugosa barra de pan. Cuando la tuvo terminada, muy tranquilamente preguntó:

- Y ahora, ¿quién comerá la barra de pan? volvió a preguntar la gallinita roja.

-¡Yo, yo! dijo el pato.

-¡Yo, yo! dijo el gato.

-¡Yo, yo! dijo el perro.

-¡Pues NO os la comeréis ninguno de vosotros! contestó Marcelina. Me la comeré yo, con todos mis hijos.

Y así lo hizo. Llamó a sus pollitos y la compartió con ellos.

Autor: Byron Barton. Escritor e ilustrador de libros infantiles.

CUENTO CHILENO: LA TENQUITA

CANCION: LA CHIVITA

CANCION: A MI BURRO

CUENTO DEL QUESO

Para imprimir y armar el cuento, sigue este enlace:

http://leer.es/wp-content/uploads/cuentosredondos/cuentos/queso/cuento_queso_BN.pdf

CUENTO SIETE RATONES CIEGOS

 CUENTO EL VIAJE

                   

 

16 Comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s